Porque es importante que Francisco haya reconocido el matrimonio homosexual

1

 

La noticia se dio a conocer hoy y se expandió como la pólvora. Y claro, no es para menos que el jefe de la iglesia católica apoye la unión civil entre personas del mismo sexo.

Las declaraciones del papa en un documental causaron estupor, en realidad, esa sensación se sintió en el sector más conservador de la sociedad católica. Seguramente ese sector se siente ofendido por estas declaraciones. Es que esa ala conservadora se encuentra anclada mentalmente siglos atrás pese a estar viviendo en unos de los siglos de mayor desarrollo de la humanidad y con la mayor conquista de derechos para las minorías y muchos otros grupos que durante años fueron víctimas de la discriminación, del señalamiento con el dedo y un sin fin de acusaciones de una sociedad enfermiza que creía que solo ellos eran los dueños de los derechos.

La iglesia a lo largo de los siglos ha pasado por muchas posturas, desde la condena de Pio V (1504-1572) hasta ir ablandando su actitud, pero siempre manteniéndose en la línea de la tradición. La que dice que una familia está compuesta por mamá, papá, hijos e hijas.

Claramente esta postura está basada en la doctrina católica, que expresa que cualquier tipo de unión o convivencia entre homosexuales no es legítima dentro de la comunidad católica incluso si las leyes de los países, que fueron aprobadas por los representantes del pueblo, así lo permitan, como pasa en nuestro país.

Sin duda que esta doctrina no es compartida por esta redacción. Gays, lesbianas, transexuales, tienen los mismos derechos que los hombres y mujeres que habitan este suelo. No son menos que nadie y tienen el mismo amor para dar que cualquiera, y eso es lo que importa. Lo que cada uno haga puertas (y cama adentro) no tendría que ser tema de discusión. 

Esta declaraciones del Papa son sumamente importantes. Es el reconocimiento de un derecho que todos tenemos por naturaleza: amar a quien queramos sin importar su sexo. 

Y otro punto importante es que esta decisión tendría que borrar esa falsa creencia de que una familia es mamá y papá. Una familia es papá y papá, o mamá y mamá ya que lo importante es que aquellos niños y niñas, cuyas infancias transcurren en ambientes familiares no tan sólidos, puedan optar por una niñez óptima.

En fin:  ¿que importa si tiene dos papás o dos mamás?
Compartir

DEJA UNA RESPUESTA