River-Boca, un cero en juego.

1

Contexto

Se habló demasiado para lo que terminó siendo. Feo desde donde se lo analice en conceptos de juego. La quinta fecha indicaba River y Boca frente tras la final de Madrid, donde es la cargada eterna de los millonario a los xeneizes. River domino en claridad conceptual de juego y dispuso asi de mayores posibilidades de cara a Andrada. Boca solo fue una barrera frente al local.

Por Copa Libertadores, y en otro contexto, el Superclásico ira el 1 de Octubre por la ida de la copa internacional. Otra vez será en el Monumental. La serie se definirá el 22, justo antes de la elecciones, en la cancha de Boca.

El Partido

Por lo que se había hablado en la previa de los dos lados iba a ser un partido pero no necesariamente las palabras acompañan a los hechos. Pasa en la vida. Pasa en el futbol. Boca aposto a una táctica defensiva y muy poca ambiciosa ya que Armani casi ni intervino. A los 15 del primero, Ignacio Fernández intento pero no llego al objetivo.

¿Cómo se veía tácticamente el cuadro de Alfaro? 4-2-3-1 con De Rossi y Marcone en un marcado doble cinco, Solado y Mac Allister por las bandas y Hurtado a lo Palermo tratando de bajar pelotazos para construir en un cuadro que no lo acompaño lo suficiente. Ni en juego ni en centros la hoya como se dice en la jerga de este mundo. A River, acostumbrado a avasallar a cuanto equipo hay por delante, no pudo encontrarle la vuelta a este Boca de Alfaro tan cerrado.”Son Arsenal de Sarandí” le llegaban al Whatsapp de este humilde cronista.

Gallardo siguió intentando como es su regla del futbol a lo largo y por dentro del cerrojo. Débiles remates de De la Cruz y Nacho Fernández que Andrada solo marco presencia. Boca, como en la play, solo tiro centros y pelotazos “a lo que salga” pero una cosa  es la realidad virtual y otra, claro está, la vida real. Boca parecía Arsenal de Sarandí, que por destino de nuestro loco futbol está en el lote de los punteros.

Entonces, el primer tiempo fue algo difícil de digerir como el aumento de gas y luz.River busco y busco pero Boca estaba replegado como equipo chico. Pardas entre dos cuando el árbitro dio el fin del primer periodo

Segundo Tiempo

En el segundo tiempo, el equipo de Alfaro siguió con la misma postura en consecuencia era River quien debía tocar la puerta del gol. La posesión-que es solamente le interesa a la televisión- era plenamente del cuadro local pero sin saber para donde disparar mucho no ayudaba. De la Cruz y Nacho Fernández se movieron del eje cuando apareció sorpresivamente Palacios para ejecutar cerca del palo derecho. Luego, el central Martínez Quarta hizo una media vuelta que no llego a destino y el ex Lanús Andrada le contuvo bien un cabezazo. Nada más.

River no le encontraba la vuelta y las miradas se la llevó el colombiano Villa ¿Por qué? Por qué ingresó por Hurtado, de flojo match. De esta forma Soldano quedó de referencia de área. Gallardo, movió el tablero cual ajedrez inmediatamente para el jaque maté que no fue: Matías Suarez por Pratto. ¿Que hizo De Rossi? En un partido que debía lucirse fue un turista más que jugador. Bebelo Reynoso entró por el tano. Insólitamente Alfaro siguió moviendo las fichas para sacar al mejor jugador que era Mc Allister para que ingrese el jugador del pueblo o del documental de Netflix Carlos Tevez. El sistema de juego se leía del 4-2-3-1 al 4-1-4-1 con clara tendencia defensiva.

Cambiar para que nada cambie es una frase popular argentina que se adapta a este modelo de realidad. Capaldo llegó tarde sobre Casco que omitió Rapallini y un disparo suave de Borre tras un desequilibrio de Matías Suarez que Andrada embolsó digamos. Llegamos a los 39 de reloj cuando Armani se saco de encima la pelota que ejecuto Tevez en su única versión 2003 del partido. Poco y nada para lo que se esperaba del encuentro.

Boca, sin quererlo o queriendo, puso contra las cuerdas jugando a no jugar. En lo que fue el primer partido de los tres que se vienen fue un fiasco por no decir desagradable.

Los hinchas del mundo, propios de River y Boca, jugadores, entrenadores y todo lo que rodea al Superclásico esperamos que sea de primer nivel como en el de Madrid o en el 2004 por Libertadores.Uno y uno.

El calendario futbolero invita a pensar que en un mes exacto, el tiempo neto de juego será el mismo pero el clima de juego, esperemos, mejor para que todo mejore. Distinto del clima política que se vive en la Argentina por ejemplo.

Planilla del partido

River Plate: Franco Armani; Gonzalo Montiel, Paulo Díaz, Lucas Martínez Quarta y Milton Casco; Nicolás de la Cruz, Enzo Pérez, Exequiel Palacios e Ignacio Fernández; Lucas Pratto y Rafael Santos Borré. DT: Marcelo Gallardo.

Boca Juniors: Esteban Andrada; Marcelo Weigandt, Lisandro López, Carlos Izquierdoz y Emmanuel Más; Daniele De Rossi, Nicolás Capaldo, Iván Marcone y Alexis Mac Allister; Franco Soldano y Jan Hurtado. DT: Gustavo Alfaro.

Cambios: ST, 11m Sebastián Villa por Hurtado (B), 20m Matías Suárez por Pratto (R), 23m Emanuel Reynoso por De Rossi (B), 30m Carlos Tevez por Mac Allister (B), 36m Ignacio Scocco por Santos Borré (R).

Amonestados: Izquierdoz, López, Marcone, Hurtado, Andrada, Marcone (B); Pérez (R).

Árbitro: Fernando Rapallini. Estadio: River Plate.

 

DEJA UNA RESPUESTA