Qué decían los informes de 678 sobre Alberto Fernández

1

Cristina Kirchner se puso en lugar de candidata a vicepresidente y nombró a Alberto Fernandez como candidato a presidente y el archivo fue impiadoso con esta relación que terminó mal y que ahora sería la fórmula K para las elecciones 2019

El programa 678, un emblema del periodismo militante que se emitió por la Televisión Pública desde 2009 hasta 2015, le dedicó varios informes lapidarios al ahora compañero de fórmula de la senadora de Unidad Ciudadana.

“Fernández, el lobbista de las corporaciones”, fue uno de estos especiales, emitido en abril de 2012, dedicado al ex funcionario K. Allí lo acusaban detrabajar para Repsol y de haber cobrado de la empresa española “desde octubre de 2011 por $ 25 mil mensuales” como asesor “en el área de comunicación estratégica y asuntos públicos”.

En aquel entonces, Alberto se oponía a las intenciones del gobierno de Cristina Kirchner, quien El 16 de abril de 2012 presentó el proyecto de ley “De la soberanía hidrocarburífera de la República Argentina” para la estatización de los Yacimientos Petrolíferos Fiscales, junto con la emisión de un decreto para intervenir YPF durante un periodo inicial de treinta días y nombrar como interventor a Julio de Vido, ministro de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios, acompañado por el viceministro de Economía Axel Kicillof.

Desde el panel del programa, ese año conducido por Carlos Barragán, no le perdonaron a Fernández su postura en contra de la iniciativa sobre la petrolera. Finalmente, en febrero de 2014 Repsol termina aceptando una compensación por la expropiación de 5000 millones de dólares parte en efectivo y otra parte en deuda pública argentina, con vencimiento a 10 años.

Alberto Fernández también tuvo su párrafo en la pelea del kirchnerismo con el periodismo independiente y en particular con el Grupo Clarín. El programa hablaba también de una supuesta “connivencia” entre Fernández y Héctor Magnetto, uno de los motivos que generó su salida del Gabinete de Cristina Kirchner.

Una muestra de estas críticas a esta relación fue plasmada por la propia Cristina Kirchner a través de su la biografía de una panelista de 678, Sandra Russo.

En 2011, salió a la luz “La Presidenta. Historia de una vida”, la primera biografía en la que la entonces presidenta hablaba ” de todos los temas, en un diálogo extraordinario, de mujer a mujer, con Sandra Russo, columnista de Página/12 y de 6, 7, 8″.

En el capítulo 16 de ese texto, titulado: “El Gobierno, la pelea, la decisión”, Cristina definía a Alberto como “vocero del Grupo”.

“A mí en el 2008 me quisieron destruir. No tengo ninguna duda. No habían querido que fuera yo la candidata. Fundamentalmente el Grupo Clarín. Magnetto lo había ido a ver a Néstor a Olivos y le había dicho que no me querían de candidata. Se lo decían a todo el mundo. El otro día me vengo a enterar… Preguntale a Florencio Randazzo, pedile que te cuente cómo era, cuándo él estaba convencido de que iba a ser yo la candidata, Felipe Solá le decía ‘no, eso se cae, mira que yo hablo con Alberto Fernández y el dice que eso se cae’. Y Randazzo le decía ‘pero mirá que yo hablo con Néstor y la candidata’, y el otro le insistía que no, que yo no era. El Grupo estaba ejerciendo mucha presión, eso yo lo sabía. Lo que no sabía era que el vocero del Grupo, hacia adentro, era nuestro jefe de Gabinete, relata Cristina en el libro de la ex panelista.

Meses después, un nuevo informe del programa apuntaba a un cruce entre el ex jefe de Gabinete y otro periodista militante: Víctor Hugo Morales, con motivo del debate respecto de que Cristina había decidido pasar parte de sus millones de dólares a pesos.

“Harto del clarinista Fernández, Víctor Hugo decidió responderle”, rezaba dicho informe de junio de 2012. Y reproducía una frase del entonces conductor de las mañanas de Radio Continental: “Le ha dado (a Fernández) con que yo soy el consejero económico de la presidenta, pero no tenemos ninguna relación”, retrucaba el relator desde su programa de radio.

Y también lo acusaba de ganar “dinero con las multinacionales”, en referencia a su relación con Repsol.

En marzo de 2012, un episodio de censuro sirvió también para hostigar a Alberto Fernandez desde la televisión pública. Fue cuando durante el programa que en ese entonces conducía Marcelo Longobardi por C5N y fue abruptamente sacado del aire mientras formulaba críticas a Cristina Kirchner por “presiones recibida desde el Gobierno nacional”.

En ese año, la señal de televisión estaba en manos de Daniel Hadad, quien luego pidió disculpas durante un reportaje en Radio Diez donde Fernández volvió a denunciar la presión del gobierno K.

“Desde el ultraoficialista 678 les regalamos un festival del opositor Alberto Fernández en el opositor C5N criticando al gobierno de Cristina”, decía aquel informe.

Tiempo después, Cristóbal López compraría la señal de cable y se convertiría en parte del conglomerado de medios kirchneristas, que incluso en 2015 llegó a dar como ganador a Daniel Scioli en las presidenciales y a Aníbal Fernández en provincia.

La productora dueña de 678 pertenecía a Cristóbal López y el ciclo era producido por Diego Gvirtz.

Así las cosas, ahora precandidato presidencial Alberto Fernández  es abogado defensor de Cristóbal. Y no dudó días atrás en tono amenazante apuntarle a los jueces Ercolini, Bonadio, Irurzun, Hornos y Gemignani, a quienes dijo que tendrán “que explicar las barrabasadas que escribieron para cumplir con el poder de turno”. Se trata de los magistrados que más complicaron judicialmente a la senadora de Unidad Ciudadana.

El 23 de diciembre de 2015, fue la ultima emision del programa emblema del periodismo militante K y su staff prometía a coro: “Vamos a volver”.

fuente clarín

DEJA UNA RESPUESTA