La historia real de “Danilo”, el mejor amigo de Tévez que no llegó a Primera

1

Según relata un usuario de Vélez en un hilo viralizado así fue la historia del “Guacho” Cabañas, el mejor amigo de Tévez que no pudo llegar a la Primera.

Era Darío Coronel, en la serie llamado “Danilo” el uruguayo y que tuvo un tragico final sentenciándolo a ser “El Apache que no fue”

El hilo comienza así:

Apache, la serie de Netflix sobre la vida de Carlos Tévez, cuenta también la historia de su amigo ‘Danilo Sánchez’, el “uruguayo”. Su nombre real era Darío Coronel. Lo apodaban “guacho” (pobre, huérfano) y “Cabañas” porque era paraguayo y parecido a Roberto Cabañas, ex-Boca.

Quienes lo vieron jugar a “Cabañas” y/o dirigieron en infantiles, aseguran que era mejor que el delantero de Boca y que pintaba para selección. Era más completo, el capitán y hasta hacía más goles. Ambos eran promesas del fútbol argentino, pero tuvieron un destino muy diferente.

Carlitos y Darío vivían en el mismo nudo de Fuerte Apache, fueron a la misma escuela, jugaban en el mismo potrero y en los mismos clubes. Se la pasaban todo el día juntos. Adentro de la cancha se puteaban, pero afuera no se separaban. Eran grandes amigos, pero vivían compitiendo.

Tengo la imagen de que el pibe era un rejugador. Pero también la uno que venía a entrenar con olor a marihuana. Jugaba refumado. Una vez tuvo un problema con uno más grande del club. Se peleó a las piñas, perdió, y al día siguiente fue a buscarlo con un revólver”, cuenta su DT.

A los 11 años, Coronel y Tévez fueron juntos a probarse en #Vélez, en cancha de 11. Darío quedó; su amigo Carlitos no. El ”guacho” jugaba de 8. En el ambiente del fútbol infantil y juvenil aún lo recuerdan. Dicen que pintaba para crack.

“Coronel era más completo que Tévez. Podría haber llegado a la selección. Era guapo. Pero su entorno no era el mejor”, cuenta “Pino” Hernández, en ese entonces, coordinador en inferiores de #Vélez. “Cabañas” terminaba de entrenar y se iba a seguir jugando en el Fuerte. #Apache

“Después conoció amigos que lo llevaron por el mal camino y eso no lo pudo superar. Creo que si hubiese tenido una buena familia, alguien que lo contenga en casa, hubiese tenido otro final. Nosotros, a los chicos los tenemos 2h/día en el club, el resto se la pasan en sus barrios”

“Cabañas” Coronel, ya jugador de #Vélez, era amado por los entrenadores y le auguraba un futuro brillante. Pero de a poco su vida giró en torno a las adicciones a las drogas, al robo y se convirtió en líder de una de las bandas criminales del barrio.

Sus problemas comenzaron cuando aspiró pegamento por primera vez. El Poxi-ran era el paco de los noventa. A partir de ahí, una cosa lo llevó a la otra: el consumo a la adicción, la adicción a sus primeros robos, los robos a los institutos de menores.

En el medio de todo eso empezó a faltar a los entrenamientos de #Vélez. Los directivos lo buscaban por todos lados. Hay quienes dicen que hasta llegaron a buscarlo por los monoblocks, cuando se ausentaba por varios días. Al tiempo lo dejarían libre, cansados de su conducta.

En un intento de robo, Coronel mató a un policía. Volvió a F. Apache herido, con un disparo en la nariz. Desde ese día se convirtió en “carta blanca”: en la jerga, significa que la policía podría matarte y, con total impunidad, plantarte un arma y decir que se trató de un tiroteo

Año 2001. Es de noche y la persecución es en Ciudadela tras robar un Bingo. Falta 1 cuadra para llegar a Fuerte Apache y ahí no lo atrapan, en los monoblocks se les pierde. Darío sabe que no lo espera una detención ni un instituto de menores. Mató a uno de ellos y lo van a matar.

Quedó solo y está rodeado. De golpe, “Cabañas” comprende que esta vez no hay posibilidades. Y no lo duda: en el barrio siempre se decía que antes de que la policía mate a un chorro, prefiere matarse él. Entonces Darío sacó su pistola y se pegó un tiro en la sien. Tenía 17 años.

La noticia cayó como un balde de agua fría para Carlos Tévez, que se encontraba de regreso a Buenos Aires tras la participación con la selección argentina Sub 17 del Mundial de la categoría en Trinidad y Tobago.

Una promesa que quedó solo en eso: Darío “Cabañas” Coronel, ahora conocido como el mejor amigo de Tévez en su serie. Una leyenda que siempre será recordado como aquel que “era mejor” que “Carlitos”, pero que tomó un camino equivocado.

DEJA UNA RESPUESTA