1

El 12 de marzo un diario de Qatar, Al Jazeera, publicó un artículo muy interesante sobre la lucha feminista argentina. El artículo habla del llamado a dejar de lado el machismo en el tango.

El artículo trata principalmente sobre las letras de las canciones con las que se baila y sobre cómo buscan ser repensadas por mujeres en Buenos Aires. Principalmente, se hace referencia a la canción de Edmundo Rivero (1963), Amablemente. Para los que desconocen la canción, esta habla de un hombre que encuentra a su mujer siéndole infiel y la asesina. Más específicamente, le clava un cuchillo 34 veces.

La canción, con su letra corta y cruel, cuenta la historia con pocas palabras:

La encontró en el bulín y en otros brazos…
Sin embargo, canchero y sin cabrearse,
le dijo al gavilán: “Puede rajarse;
el hombre no es culpable en estos casos.”
Y al encontarse solo con la mina,
pidió las zapatillas y ya listo,
le dijo cual si nada hubiera visto:
“Cebame un par de mates, Catalina.”
La mina, jaboneada, le hizo caso
y el varón, saboreándose un buen faso,
la siguió chamuyando de pavadas…
Y luego, besuqueándole la frente,
con gran tranquilidad, amablemente,
le fajó treinta y cuatro puñaladas.

En este artículo del diario árabe, se habla de cómo la letra de la canción fue creada en una época donde era más común golpear a las mujeres. Aún así, lo que se pretende hacer con estas canciones, no es dejarlas en el olvido. Sino usarlas para enseñar sobre la historia del tango y reflexionar sobre cómo pudo haber influido en la cultura argentina hoy en día.

Si bien muchas de estas movidas feministas buscan atacar al hombre y desplazarlo de ciertos ámbitos (como se puede ver en la imagen en la que hay dos mujeres bailando tango), no hay más que beneficios al repensar un poco lo que decimos. Cuando cantamos y bailamos, ¿qué representamos?

Entender nuestra cultura y aprender sobre los errores de la sociedad, nos permitirá crecer como argentinos hacia una igualdad entre el hombre y la mujer. La última frase del artículo del diario Al Jazeera habla eso, de crear dentro del arte ese espacio equilibrado para los hombres y las mujeres.

Con una movida que llegó hasta Qatar, podemos tener la certeza que todos los argentinos también están escuchando ese llamado a la equidad e igualdad.

¿Qué opinás de esto? Comentá

DEJA UNA RESPUESTA